Pantalla 90: 'Línea mortal'
  • Tomás Fernández Valentí

Pantalla 90: 'Línea mortal'

El estreno de la mediocre Enganchados a la muerte (Niels Arden Oplev, 2017) volvió a traer al primer plano de la actualidad a su primera versión. Nos estamos refiriendo a Línea mortal (1990). Con su análisis cerramos nuestro homenaje esta semana a su realizador, el recientemente fallecido Joel Schumacher.

Línea mortal fue una producción de Columbia Pictures/ Sony escrita por Peter Filardi y dirigida por Joel Schumacher, siendo esta la segunda de las dos interesantes aportaciones al cine de terror juvenil que hizo este director por esa época, junto con la no menos atractiva Jóvenes ocultos (1987), con la cual comparte uno de sus protagonistas, Kiefer Sutherland.

Este último –en un papel inicialmente previsto para Val Kilmer– interpreta a Nelson, joven doctor en medicina en prácticas que, junto con sus cuatro compañeros –Rachel (Julia Roberts), David (Kevin Bacon), Joe (William Baldwin) y Randy (Oliver Platt)–, lleva a cabo un arriesgadísimo experimento: provocarse médicamente la muerte durante un tiempo limitado, y luego reanimarse, a fin de comprobar en persona la existencia del Más Allá.

Con un presupuesto, medio-alto para la época, del orden de los 26 millones de dólares (52 millones de hoy), Línea mortal tuvo un funcionamiento comercial aceptable –61 millones de dólares solo en los EE.UU., mas 28 millones adicionales en formatos domésticos (total: 179 millones de hoy)–, estimulado por la popularidad de la que gozaba su actriz protagonista, Julia Roberts, gracias al extraordinario éxito de taquilla de Pretty Woman (Garry Marshall, 1990), estrenada unos meses antes.

A ello hubo que sumar que, por aquel entonces, Roberts y Sutherland formaban pareja, y el estreno de Línea mortal vino acompañado del cotilleo “rosa” que se desató cuando la primera rompió su compromiso matrimonial con el segundo.

Típica película vapuleada por la crítica en el momento de su estreno a la que el paso del tiempo ha favorecido notablemente, Línea mortal es un sólido y atractivo film fantastique que basa sus principales méritos en su lograda atmósfera, a la cual no son ajenas las admirables contribuciones del diseñador de producción Eugenio Zanetti –donde ya empieza a apreciarse el gusto de Schumacher por los conjuntos escultóricos, para mal en el caso de Batman Forever y Batman y Robin, para bien en el de su mejor película: su versión musical de El fantasma de la ópera–, y sobre todo, del director de fotografía Jan de Bont.

Este último despliega en los mejores momentos del film una brillante paleta de tonalidades monocromas, con predominio de azules, anaranjados y rojos, que hacen pensar un poco en el cine de Dario Argento y que confieren a Línea mortal una vistosa envoltura formal.

Por más que a muchos les molesta el trasfondo moralista de su guión –los cuatro doctores que se prestan a servir de conejillos de indias, Nelson, Rachel, David y Joe, experimentan vivencias paranormales relacionadas con pecados de su pasado que ahora deben expiar–, y a pesar de cierto ramalazos visuales propios de la estética del videoclip característica del momento de su realización –cf. las ensoñaciones eróticas del promiscuo Joe y sus numerosas amantes–, lo cierto es que Línea mortal resulta llamativa gracias a su habilidad para extraer atmósfera y crear inquietud mediante simples cambios de luz: las escenas en las que Nelson es acosado y agredido por el espíritu del pequeño Billy Mahoney (Joshua Rudoy), los momentos en los que David ve a la niña negra (Kesha Reed) de la que se burló siendo niño él también, o aquéllos en los que Rachel ve al fantasma de su difunto padre (Benjamin Mouton), son excelentes.

#joelschumacher

  • White Facebook Icon
  • Blanco Icono de Instagram

Aviso legal                    |                    Política de cookies

© 2020 por Imágenes de Actualidad. Proudly created with Wix.com

ImagenesOnline forma parte de varios programas de afiliados de marketing
y recibe comisiones de las compras hechas a través de los enlaces a sitios de los vendedores.